sábado, 27 de agosto de 2011

Agravio a Rosario y Argentina



No importa de que partido politicos seas...
No importa por quien simpatizas...

Pero lo de hoy fue un agravio a Rosario y a la Bandera (eso pienso yo)
tal vez no te interese pero es mi obligación decirte que este año:

El inicio de la fiesta se demoró hasta las 13 horas porque ella lo quiso así, antes comenzaba a las 9,30hs.
Ella no dejó decir el discurso al intendente.
Por supuesto tampoco lo hizo el gobernador.
Sabías que impuso que el desfile sea corto?
Sabías que se fueron ella y su comitiva sin esperar que desfilaran las fuerzas públicas de Rosario, las colectividades, los centros tradicionales?
Sabías que muchas organizaciones se tuvieron que mezclar entre los que llevaban la bandera mas larga para poder desfilar?
Sabías que toda la parte central del monumento la ocuparon organizaciones políticas y cuando ella terminó de decir el discurso se fueron todos?

SABIAS QUE SIEMPRE SE JURÓ LA BANDERA EL 20 DE JUNIO Y HOY NO SE HIZO?

Y ALGO MAS TRISTE....aunque no lo creas..

Anoche,19 de junio despues de las 00hs. frente al palco, se tocó el Himno Nacional (ya era 20 de junio) y en medio de la oscuridad (pocas luces) con solo la presencia de los familiares, los soldados juraron la bandera, en la mas absoluta soledad, escondidos...
Se ve que ella no quiso que se hiciera en su presencia.

ESTA ES LA PRESIDENTE DE LOS ARGENTINOS

Si no me creen averigüen

Perdón pero lo escribo con bronca y dolor por ser Rosarina y Argentina
¿Me estaré poniendo vieja?

martes, 11 de mayo de 2010

Instrucciones inútiles!

En un secador de pelo de Sears: No usar mientras se duerme. (Chuta entonces no me sirve)

En una bolsa de Fritos: !Puedes resultar ganador! No se requiere ninguna compra. Detalles en el interior.

En una caja de jabón: Indicaciones: Utilizar como jabón normal (y anormal como?)

En algunas comidas congeladas Swan: Sugerencia para servir: Descongelar primero. (Sólo es una sugerencia)

En un hotel que proporcionaba un gorro para la ducha, en una caja: Vale para una cabeza. (me gane una cabeza!!!! xD)

En la medicina contra el (tos) catarro para niños de Boot: No conduzca coches ni opere maquinaria después de usar este medicamento. (Estos cabros chicos malos)

En las pastillas para dormir de Nytol: Aviso: puede causar somnolencia (gracias por el aviso)

En un cuchillo de cocina coreano Aviso: Mantener fuera del alcance de los niños.

En una tira de luces de Navidad fabricadas en China: Sólo para usar en el interior o en el exterior (y en el intraexterior?)

En el postre de Tiramisu de la marca Tesco: (impreso en la parte de abajo de la caja) No voltear el envase. (oops me parece que ya es demasiado tarde...)

En el Pudding de Marks & Spencer: El producto estará caliente, después de calentarlo. (¿estás seguro?)

En un paquete de una plancha Rowenta: No planchar la ropa sobre el cuerpo. (¿por qué no? Se ahorra mucho tiempo...)

En los cacahuetes de Sainsbury: Aviso: contiene cacahuetes. (chuta y yo lo compré por pilas)

En un paquete de frutos secos de American Airlines: Instrucciones: abrir el paquete, comer los frutos secos. (menos mal que me lo has explicado...)

En una sierra eléctrica sueca: No intente detener la sierra con las manos o los genitales (uff)

En un disfraz de Superman de niños: El llevar este disfraz no te proporciona la capacidad de volar. (jo, yo que me lo iba a comprar sólo por eso...)

En la caja de un televisor Wauta TV340: Antes de mirar un programa, primero encender la televisión. (Error: primero debe enchufarse)

En el manual de un teclado RAZOR Keyboard XP: Si su teclado no funciona, escríbanos un e-mail a: tech@razor.com (¿Cómo escribo un e-mail si no funciona el teclado?)

El cartucho de una impresora láser advierte “No comer el toner” (sin comentarios)

Una caja de salmón detalla “contiene pescado” (y las pilas??)

Un spray para defensa personal avisa: “puede irritar los ojos”

Un termómetro digital advierte “No usar el termometro oralmente después de usarlo en el recto”. (jajaja)

Una etiqueta en un taladro eléctrico para carpintería advierte: “este producto no es apto como taladro dental.” (y yo que montaría mi clínica dental)

La etiqueta en una botella de limpiador líquido dice: “si usted no entiende, ni puede leer todas las indicaciones, precauciones y advertencias, no utilice este producto.”

Un parasol de cartón, para cubrir el parabrisas advierte, “no conduzca con el parasol colocado”.

Una advertencia en protectores para ciclistas dice: los “protectores no pueden proteger las partes del cuerpo que no cubren”. (jajajajaaja)

En una caja de velas para tortas de cumpleaños se puede leer: “no utilizar las velas como hisopos en el oído ni para cualquier otra función que implique la inserción en una cavidad del cuerpo.”

Una etiqueta de un cuchillo de cocina que advierte “nunca intente coger un cuchillo en el aire” :

Un posavasos de papel con un mapa dibujado que advierte en una esquina “Aviso: No lo use para navegar” (no sirve como GPS?? jajaa)

Un aviso en una etiqueta de orina seca de felino (se usa como auyentador de roedores) que pone “No apto para consumo humano”

viernes, 2 de abril de 2010

PINTURA!

video

Muy interesante el trabajo de este hombre!

jueves, 1 de abril de 2010

EL PREMIO NO SE LLEVA SIEMPRE QUIEN MAS LO MERECE


rena Sendler
Una señora de 98 años llamada Irena acaba de fallecer.
Durante la 2ª Guerra Mundial, Irena consiguió un permiso para trabajar en el Ghetto de Varsovia como especialista de alcantarillado y tuberías.
Pero sus planes iban más allá... Sabía cuales eran los planes de los nazis para los judíos (siendo alemana)
Irena sacaba niños escondidos en el fondo de su caja de herramientas y llevaba un saco de arpillera en la parte de atrás de su camioneta (para niños de mayor tamaño). También llevaba en la parte de atrás un perro al que entrenó para ladrar a los soldados nazis cuando salía y entraba del Ghetto. Por supuesto, los soldados no querían tener nada que ver con el perro y los ladridos ocultaban los ruidos de los niños. ..
Mientras estuvo haciendo esto consiguió sacar de allí y salvar 2500 niños
Los nazis la cogieron y le rompieron ambas piernas, los brazos y la pegaron brutalmente
Irena mantenía un registro de los nombres de todos los niños que sacó y lo guardaba en un tarro de cristal enterrado bajo un árbol en su jardín. Después de la guerra, intentó localizar a los padres que pudieran haber sobrevivido y reunir a la familia. La mayoría habían sido llevados a la cámara de gas. Aquellos niños a los que ayudó encontraron casas de acogida o fueron adoptados.


El año pasado Irena fue propuesta para recibir el Premio Nobel de la Paz... Pero no fue seleccionada

Se lo llevó Al Gore, por unas diapositivas sobre el Calentamiento Global y en 2009, Obama sólo por buenas intenciones.

Gran mensaje, especialmente en la viñeta. ¡No permitamos que se olvide nunca!

sábado, 27 de marzo de 2010

COMPARACIONES

Para aquellos que aún tenian dudas... El SEÑOR BURNS es El ciudadano kane!

COMPARAMOS?

viernes, 26 de marzo de 2010

LOS HOMBRES SON...

Solo es un poco de Humor...
Gracias a Carla por haberme pasado el mail...


Los Hombres son...

COMO EL CAFE....
Los mejores son ricos, calientes, con cuerpo y te mantienen despierta toda la noche.

COMO EL CHOCOLATE...
Dulces, suaves... y generalmente se van directo a tus caderas.

COMO LAS BATIDORAS...
Crees necesitar uno pero no sabes para qué..

COMO LAS HIELERAS...
Llénalos de cerveza y te lo podrás llevar a donde tu quieras..

COMO LAS FOTOCOPIADORAS...
Solo sirven para reproducir...

COMO LAS PINZAS PARA EL PELO...
Siempre están calientes y enredados en tu pelo....

COMO LOS ZAPATOS DE TACON...
Una vez que le has tomado la medida...son fáciles de pisar...

COMO LOS HOROSCOPOS...
Siempre te dicen qué hacer y generalmente están equivocados.

COMO EL RIMEL...
Se corren a la primera lágrima.

COMO LAS MINIFALDAS...
Si no tienes cuidado...se te suben por las piernas.

COMO LOS LUGARES PARA ESTACIONARSE...
Los buenos ya están ocupados, y los que se quedan
son minusválidos o demasiado pequeños...


COMO EL CLIMA...
Nada se puede hacer para cambiarlo.

COMO TORMENTAS DE NIEVE...
Nunca se sabe cuando vienen,

cuántos centímetros tendrá
y cuánto pueden durar.

COMO EL CEMENTO...
Después de esparcidos...
tardan un rato en ponerse duros...

COMO AUTOS USADOS...
Fáciles de obtener, baratos y nada confiables.

COMO LAS PIZZAS...
Llamas por teléfono
y en media hora están calientes en tu puerta.

COMO LAS VACACIONES...
Nunca son lo suficientemente largas... jajajajaja

jueves, 25 de marzo de 2010

UNA PEQUEÑA FRASE!

"La vida es una buena obra de teatro con un tercer acto mal escrito"

Truman Capote


miércoles, 24 de marzo de 2010

DIA DE LA MEMORIA


1976 - 24 DE MARZO - 2010
DIA DE LA MEMORIA

martes, 16 de marzo de 2010

UN EJERCICIOPARA LA MENTE!

Un poco de ejercico para la mente, está bueno!!!!!
A TRABAJAR!!!!

No esta mal escrito miralo bien y lo entenderas

¡3XC3L3N73 3J3RC1C10!

A poner las neuronas en funcionamiento!!!


IMPRESIONANTE
Debo decir que este mensaje no es únicamente un juego, está comprobado que una persona que le cueste descifrar este mensaje, tiene mayor posibilidad que otras de sufrir Alzheimer.... Sí Alzheimer.
Espero que puedas descifrarlo!!!

SI CONSIGUES LEER LAS PRIMERAS PALABRAS, EL CEREBRO DESCIFRARA LAS OTRAS.



C13R70

D14

D3

V3R4N0

3574B4

3N

L4

PL4Y4

0853RV4ND0

A D05 CH1C45

8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4,

357484N 7R484J484ND0 MUCH0

C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0

D3 4R3N4 C0N 70RR35,

P454D1Z05 0CUL705 Y PU3N735.

CU4ND0 357484N 4C484ND0

V1N0 UN4 0L4 D357RUY3ND0

70D0 R3DUC13ND0 3L C4571LL0

4 UN M0N70N D3 4R3N4 Y 35PUM4.

P3N53 9U3 D35PU35 DE 74N70 35FU3RZ0 L45 CH1C45 C0M3NZ4R14N 4 L10R4R, P3R0 3N V3Z D3 350, C0RR13R0N P0R L4 P14Y4 R13ND0 Y JU64ND0 Y C0M3NZ4R0N 4 C0N57RU1R 07R0 C4571LL0; C0MPR3ND1 9U3 H4814 4PR3ND1D0 UN4 6R4N L3CC10N; 64574M05 MUCH0 713MP0 D3 NU357R4 V1D4 C0N57RUY3ND0 4L6UN4 C054 P3R0 CU4ND0 M45 74RD3 UN4 0L4 LL1364 4 D357RU1R 70D0, S010 P3RM4N3C3 L4 4M1574D, 3L 4M0R Y 3L C4R1Ñ0, Y L45 M4N05 D3 49U3LL05 9U3 50N C4P4C35 D3 H4C3RN05 50NRR31R.



EL RELOJERO

ESTE ES UNO DE MIS CUENTOS FAVORITOS... DISFRUTENLO!


El relojero

Autor: Padre Mamerto Menapace OSB

Libro: “Cuentos Rodados”, Editora Patria Grande, Buenos Aires

(autorizada la reproducción por la Editora Patria Grande)

De esto hace mucho tiempo. Época en la que todavía todo oficio era un arte y una herencia. El hijo aprendía de su padre, lo que éste había sabido por su abuelo. El trabajo heredado terminaba por dar un apellido a la familia. Existían así los Herrero, los Barrero, la familia de Tejedor, etcétera.

Bueno, en aquella época y en un pueblito perdido en la montaña, pasaba más o menos lo mismo que sucedía en todas las otras poblaciones. Las necesidades de la gente eran satisfechas por las diferentes familias que con sus oficios heredados se preocupaban de solucionar todos los problemas. Cada día, el aguatero con su familia traía desde el río cercano toda el agua que el pueblito necesitaba. El cantero hacía lo mismo con respecto a las piedras y lajas necesarias para la construcción o reparación de las viviendas. El panadero se ocupaba con los suyos de amasar la harina y hornear el pan que se consumiría. Y así pasaba con el carnicero, el zapatero, el relojero. Cada uno se sentía útil y necesario al aportar lo suyo a las necesidades comunes. Nadie se sentía más que los otros, porque todos eran necesarios.

Pero un día algo vino a turbar la tranquila vida de los pobladores de aquella aldea perdida en la montaña. En un amanecer se sintió a lo lejos el clarín del heraldo que hacía de postillón o correo. El retumbo de los cascos de caballo se fue acercando y finalmente se lo vio doblar la calle que daba entrada al pueblito: un caballo sudoroso que fue frenado justo delante de la puerta de la casa del relojero. El heraldo le entregó un grueso sobre que traía noticias de la capital. Toda la gente se mantuvo a la expectativa a la puerta de sus casas a fin de conocer la importante noticia que seguramente se sabría de un momento al otro.

Y así fue efectivamente. Pronto corrió por todo el pueblo la voz de que desde la capital lo llamaban al relojero para que se hiciera cargo de una enorme herencia que un pariente le había legado. Toda la población quedó consternada. El pueblito se quedaría sin relojero. Todos se sintieron turbados frente a la idea de que desde aquel día, algo faltaría al irse quien se ocupaba de atender los relojes con los que podían conocer la hora exacta.

Al día siguiente una pesada carreta cargada con todas las pertenencias de la familia, cruzaba lentamente el poblado, alejándose quizás para siempre rumbo a la ciudad capital. En ella se marchaba el relojero con toda su gente: el viejo abuelo y los hijos pequeños. Nadie quedaba en el lugar que pudiera entender de relojes.

La gente se sintió huérfana, y comenzó a mirar ansiosamente y a cada rato el reloj de la torre de la Iglesia. Otro tanto hacía cada uno con su propio reloj de bolsillo. Con el pasar de los días el sentimiento comenzó a cambiar. El relojero se había ido y nada había cambiado. Todo seguía en plena normalidad. El aparato de la torre y los de cada uno seguía rítmicamente funcionando y dando la hora sin contratiempo alguno.

-¡Caramba!- se decía la gente. Nos hemos asustado de gusto. Después de todo, el relojero no era una persona indispensable entre nosotros. Se ha marchado y todo sigue en orden y bien como cuando él estaba aquí. Otra cosa muy distinta hubiera sido sin el panadero. No había porqué preocuparse. Bien se podía vivir sin el ausente.

Y los días fueron pasando, haciéndose meses. De pronto a alguien se le cayó el reloj, y aunque al sacudirlo comenzó a funcionar, desde ese día su manera de señalar la hora ya no era de fiar. Adelantaba o atrasaba sin motivo aparente. Fue inútil sacudirlo o darle cuerda. La cosa no parecía tener solución. De manera que el propietario del aparato decidió guardarlo en su mesita de luz, y bien pronto lo olvidó al ir amontonando sobre él otras cosas que también iban a para al mismo lugar de descanso.

Y lo que le pasó a esta persona, le fue sucediendo más o menos al resto de los pobladores. En pocos años todos los relojes, por una causa o por otra, dejaron de funcionar normalmente, y con ello ya no fueron de fiar. Recién entonces se comenzó a notar la ausencia del relojero. Pero era inútil lamentarlo. Ya n estaba, y esto sucedía desde hacía varios años. Por ello cada uno guardó su reloj en el cajón de la mesa de luz, y poco a poco lo fue olvidando y arrinconando.

Digo mal al decir que todos hacían esto. Porque hubo alguien que obró de una manera extraña. Su reloj también se descompuso. Dejó de marcar la hora correcta, y ya fue poco menos que inútil. Pero esta persona tenía cariño por aquel objeto que recibiera de sus antepasados, y que lo acompañara cada día con sus exigencias de darle cuerda por la noche, y de marcarle el ritmo de las horas durante la jornada. Por ello no lo abandonó al olvido de las cosas inútiles. Cierto: no le servía de gran cosa. Pero lo mismo, cada noche, antes de acostarse cumplía con el rito de sacar el reloj del cajón, para darle fielmente cuerda a fin de que se mantuviera funcionando. Le corregía la hora más o menos intuitivamente recordando las últimas campanadas del reloj de la iglesia. Luego lo volvía a guardar hasta la noche siguiente en que repetía religiosamente el gesto.

Un buen día, la población fue nuevamente sacudida por una noticia. ¡Retornaba el relojero! Se armó un enorme revuelo. Cada uno comenzó a buscar ansiosamente entre sus cosas olvidadas el reloj abandonado por inútil a fin de hacerlo llegar lo antes posible al que podría arreglárselo. En esta búsqueda aparecieron cartas no contestadas, facturas no pagadas, junto al reloj ya medio oxidado.

Fue inútil. Los viejos engranajes tanto tiempo olvidados, estaban trabados por el óxido y el aceite endurecido. Apenas puestos en funcionamiento, comenzaron a descomponerse nuevamente: a uno se le quebraba la cuerda, a otro se le rompía un eje, al de más allá se le partía un engranaje. No había compostura posible para objetos tanto tiempo detenidos. Se habían definitiva e irremediablemente deteriorado.

Solamente uno de los relojes pudo ser reparado con relativa facilidad. El que se había mantenido en funcionamiento aunque no marcara correctamente la hora. La fidelidad de su dueño que cada noche le diera cuerda, había mantenido su maquinaria lubricada y en buen estado. Bastó con enderezarle el eje torcido y colocar sus piezas en la posición debida, y todo volvió a andar como en sus mejores tiempos.

La fidelidad a un cariño había hecho superar la utilidad, y había mantenido la realidad en espera de tiempos mejores. Ello había posibilitado la recuperación.

La oración pertenece a este tipo de realidades. Tiene mucho de herencia, poco de utilidad a corta distancia, necesidad de fidelidad constante, y capacidad de recuperación plena cuando regrese el relojero.